Las alianzas

capsula-viruta-oro

¿Cómo comenzó toda esta historia?

Primero conocí Live the life, me pareció una idea genial, y me puse a seguirla en facebook, y a leer el blog, pero no me decidía a comprar nada, pues no soy muy de llevar joyas y, además, no soy nada sentimental ni nada de eso, sino que más bien tengo un exacerbado sentido práctico y racional.

Se acercaba la fecha de nuestro matrimonio civil, sin ceremonias ni oropeles, sólo nosotros y los testigos, sin disfraces, simplemente una firma en el juzgado. La gente nos decía, pero, por Dios, ¡qué sosos!!, ni despedida de solteros???, ni bodorrio espectacular???, nada???. Y nosotros contestábamos, N A D A, ni anillos.

Y, de repente, ZAS!!!, se me encendió la bombilla. ¿Por qué no coger todas aquellas pequeñas piezas de oro desparejadas o rotas que siempre guardamos pero nunca vamos a llevar? .

Dicho y hecho, contacté con Live the life y nos pusimos manos a la obra.

Primero escogimos, entre los dos, el anillo de comunión enano y roto, un pendiente de comunión viudo, una mini chapa de esas de RH, una pequeña pieza de collar suelta.

Live the life lo fundió en un pequeño lingote, y me mandó la foto por whatsapp.

livethelife anillo 1
Esa primera foto me impactó, me removió algo y me empujó a querer ser parte activa en todo ese proceso.

Pregunté y Live the Life dijo sí.

Fuimos al taller varias veces, no tenía ni idea de la cantidad de curro, horas y esfuerzo que requiere este trabajo tan artesanal.

Un día calentamos el lingote y lo pasamos por una máquina para ir laminando, volver a calentar y laminar y estirar, calentar y laminar,un montón de veces hasta conseguir el grosor de hilo necesario para dar forma al anillo.
live the life laminadoralivethelife
Con el laminado, se iban formando unas rebabas que le daban a la
estrecha chapa una aspecto de rama natural, que me gustó muchísimo.
livethelife
Y con eso qué se hace, pregunté.
Live the life, me explicó que se cortaba y luego se limaba, para dejarlo liso.
Vale, sí, pero eso no es lo que pregunto, ¿qué se hace con esos firulillos que se caen?
Ahhh!, nada, se recogen y se vuelven a fundir. ¡Ohhh.pero son tan monos!!

livethelife

Tenía mi propia cápsula, pero no sabía que podía guardar dentro.

Primero la llevé con unas perlitas de esas que vas guardando cuando se rompe una pulsera o un collar o lo que sea, luego con piedrecillas minúsculas de Lisboa, pero nada de eso me hacía sentir que estaba conservando un instante de felicidad, como reza uno de los eslóganes de Live the life, y volví a meter las perlitas, que por lo menos hacían más bonita la joya.

Hasta que vi esas virutillas retorcidas, eso es lo que quiero, las virutas de convertir el oro en alianzas se han convertido en el contenido de mi cápsula de emociones.
livethelife

Por supuesto, continuamos con el trabajo de los anillos,

livethelife livethelife

livethelife livethelife
ya los tengo y son muy especiales para nosotros, no solo porque van a sellar nuestro compromiso de muchos años, también porque llevan el oro de viejos recuerdos y personas queridas y porque he participado en el proceso de hacerlos.

livethelife

Al principio no quería anillos, ahora no voy a querer quitármelo y mi cápsula me va a recordar siempre estos momentos que estoy viviendo con tanta ilusión.

livethelife

¡¡¡Live the Life!!!