Un regalo con corazón

PULSERA CAMBRILS CORAL live the life

Quería hacer un regalo muy especial a dos amigas también muy especiales, así que pensé en las cápsulas de Live the Life; pero sentía que para esa ocasión no era suficiente. Necesitaba que dentro de la cápsula hubiera una parte de mí, algo que me representara y les hiciera recordarme cada vez que lo vieran y que supieran que siempre estaría allí para ellas. ¿Qué puedes meter de ti mismo en una de esas maravillosas cápsulas? ¿Qué puede ser tuyo y solo tuyo y además mantener un mínimo de estética?

Me defino a mí misma como un animal de agua, estoy segura de que nací del aua y en el aua reposaré hasta el fin de los tiempos, así que la primera parte resultó fácil de decidir: un poco de esa arena dorada de la playa donde transcurrieron los veranos de mi infancia y juventud y en la que hoy todavía se bañan mis hijos y nieto.

Pero la arena podría ser de cualquier lugar y de cualquier persona, así que comencé a revolver entre esas cajitas llenas de recuerdos inútiles que todas las mujeres guardamos celosamente. Mis manos tocaron algo, unas piececitas duras y suaves…incluso antes de sacarlo de su encierro inicié un viaje en el tiempo que me trasladó inmediatamente a mis cinco o seis años.

Mi madre se arreglaba para salir frente al espejo de su armario abierto y yo sentada en su cama revolvía en su joyero, uno de aquellos joyeros de piel verde cuya llave siempre se había perdido, en el que guardaba bisutería y cositas de poco valor. Yo escogía siempre un pequeño collar de coral rosa y blanco que por alguna razón me resultaba especialmente atractivo. Si yo había sido buena mi madre me lo dejaba poner y me prometía que un día sería mio.

Ese día llegó en la adolescencia, por una vez en vida salía de casa con un vestido,  mi madre me llamó a su habitación y sacando el collar  me lo puso al cuello y me dijo “ahora ya pedes decir que es tuyo”

pulsera live the life

Le pedí a Live the Life que introdujera en la cápsula, un poquito de arena de Cambrils y unos  pedacitos de un collar con el que yo soñaba en mi infancia, que llevó en su cuello y me regaló la persona que más me ha querido en la vida y a quién yo sé, perfectamente, que las destinatarias de los regalos también quisieron de todo corazón.pulseras live the life

Y no solo eso, el coral también es un pequeño animalito marino, destinado a vivir en el mar una larga vida, algo en lo que no me importaría transformarme en su momento.

Y como recuerdo, para que siga llevando el collar de su madre que tanto significa para ella le hemos regalado una gargantilla que esperamos le siga evocando tantos momentos felices.gargantilla coral live the life

¡¡¡Live the Life!!!